miércoles, 16 de febrero de 2011

UNA PARRILLA HUMILDE

Me entregaron una foto del ‘90
donde amigos se tomaban sendos whiskys,
gordos y en cueros, pero con mucha historia
y en el medio, una picada, linking.

La parrilla era humilde, el Cerco Vivo,
con miles de alimañas y alto el yuyo
tábanos y mosquitos, una peste,
en aquel gran Pinar, Costa del Este…

Roberto era mi amigo de la vida,
el hijo de la Delia que era un lujo
como Carlos Agustín y aquel gigante
que me querían un montón, lo más campantes.

El lugar se emprolijó con gran laburo, ´
y hasta tiene su muro circundante
con mil metros cuadrados y mil plantas
con mil callos y artrosis, él mediante.

Y ví la foto en el porch con mi señora
y desfilan recuerdos impactantes
de Roberto que siempre aparecía,
y mis progresos eran suyos, al instante.

Con un cacho de nada, fue mi Amigo…
Como sus tres hermanos y su madre…
Como un cacho de nada se me fueron
Y yo juno esta foto como nadie.

Y la Costa es la misma, faltan Pochi
y tampoco está Néstor, ya no hay nadie,
pero con Hilda escuchamos unos tangos
nuestra esencia familiar y tan compadre.

Mirá todo lo que había en esta foto…
Si la sesera hablara como antes
Y le explicara estas historias a mis nietos…
Sobre un Tesoro escondido en estos Lares..!

JOTACET: Julio César Tagle. 07- febrero- 11-

4 comentarios:

Guirroma dijo...

que lindo tordo.lo quiero mucho

JOTACET dijo...

Gracias Guiye, sos mi noerma. Zoabra y rejuntarse espalda con espalda...
Jotacet

Pentrova dijo...

ES BELLO LEERTE MI QUERIDO TORO SENTADO,TIENES UN DON PARA NARRAR QUE YO LO QUISIERA UN DIA DOMINGO AMIGO,TE QUIERO MUCHO!!!

jotacet dijo...

Pentro divina, te quiero mucho, gracias por estar siempre. Lo que escribo no es ficción, lo sabes. Besos a todos por allá. Estoy medio viejito, con pocas ganas de hacer cosas, pero se hace lo que se puede.
jotacet