viernes, 24 de agosto de 2007

MI PRIMER PACIENTE



Era un tano, gomía de mi suegro, que allá por el cincuenta y cinco, tenía una algiacusia de la Hostia, por tirar con un cañón del 105.

Había sido artillero el italiano, y además defendió Montecassino y le quedó un “bolonqui” en el “octavo” que le traía dolor con cualquier ruído. (octavo par: nervio acústico)

Mi suegro me pidió que allá en el Rawson lo hiciera revisar por los Galenos y ahí nomás consulté al Tata Arauz, a ver si lo sacaba de ese infierno!

El genial “otorrino” lo examina, y al minuto le “zampa” una receta De 30 comprimidos de “Acufina”, para que luego lo venga a ver de vuelta.-

La Acufina resultó ser un “Geniol”con 300 miligramos de Aspirina, que al tano se lo dieron de “favor” por un “gomía” de una droguería…

Al ver aquél fracaso consulté, a Marañón, que de acúfenos traía en una página que nunca olvidaré, nada más que 25 etiologías!

Le pedí los estudios pertinentes, para afirmar ó descartarle cada causa y el artillero volvía muy paciente, con estudios normales, y sin pausa.-

Un día, ya vencido ante el fracaso, consulté a Tito Celsi, el Internistay con toda fruición le expuse el caso, por creerlo de la ciencia, un analista.

Al revisar Don Tito el Marañón, y ver ya casi todo descartadoMe señaló despectivo una oración, y dijo ¡de esto te habías olvidado!

Y es que el renglón yo no lo había visto, a pesar de haberlo releído y decía, como causa final: ¡Reumatismo de los Huesos del Oído!Con aire triunfador me guiñó un ojo, y al ver “su”solución, quedé piantado:

En la receta decía “novoyodo”con B1 y B6, Salicilado! Al pobre tano yo le pinché el culo, por 2 semanas seguidas, y admirado comprobé que el acufeno tan fulo, como por arte de magia, había curado!

Gregorio Marañón, el gran hispano, fue un prócer ideal, como escritor y como médico y gran etiologista, de lo que no sabía, fue Inventor ¡!

El otro mentiroso, Celsi Tito, me enseñó a no darme por vencido,que si sabemos inventar un Mito, siempre habrá algún paciente agradecido!!

2 comentarios:

Maria José Acuña Belaustegui dijo...

Este es uno de los escritos que mas disfruté compartiendo tus primeras experiencias, pero estar en tus manos de médico debe ser una bendición. Cuídeseme mi tordito que lo quiero mucho, cariños a la familia, Ma.Jo

Dr.Darío Roitman dijo...

Es muy bueno el escrito sobre su primer paciente, soy Otorrinolaringologo, veo muchos pacientes con acúfenos y no sabia lo de Marañon.
Muchas Felicidades.
Dario Roitman