martes, 21 de agosto de 2007

MI VIDA INTRAUTERINA


¿Dónde estoy? ¿Qué será este lugar tan grande ,tan cómodo, donde me siento como suspendido, flotando, o volando?

A mi alrededor todo se percibe suave y turbio, y no puedo distinguir bien las cosas que me rodean, pero me resulta todo tan tibio y agradable ,que quisiera estar aquí toda la vida.-

Hay algo que me adormece , y es como un cálido golpeteo que todo lo sacude, y también al líquido que me rodea, en suaves ondas que me acarician.- Ese golpeteo no cesa nunca , y me parece que con su ritmo me está inyectando algo así como la vida misma , a través de ese cordón que a veces toco con mis manos…- Pero también siento otras manos que me tocan desde afuera, como si me quisieran sostener.-

¿Qué habrá afuera, junto con esas manos que me tocan, y que están rodeadas de sonidos que no comprendo, parecidas a voces que me hablan y que también lo hacen entre si? También comienzo a percibir otros sonidos, algunos violentos, pero otros muy suaves, finos y agudos, con un ritmo diferente al golpeteo habitual.- Estos últimos me estremecen, y tengo ganas de salir de aquí para disfrutarlo mejor.- Me parece que este lugar se está achicando, ó no, tal vez estoy mas grande.- ¿Estaré creciendo? Debe ser por eso que cada vez me acostumbro más a todos los sonidos, los golpes, y esos misteriosos latidos que ya tanto quiero … ¡cuándo podré salir de aquí, y gritar y reír junto con la que me acaricia desde afuera, y con el que produce ese sonido musical fino y agudo que tanto me estremece!!. ¿Será esto la vida?. ¿Qué más habrá, después? ¿Algún día podré conocerlos?

Vaya uno a saber.- ¡ Por eso yo, mientras tanto, sigo imaginándome cosas, mientras sigo nadando y flotando, adormeciéndome mientras siento sus manos y el golpeteo rítmico de Ella, junto a esos sublimes acordes del violín! …

Y así siguió pasando el tiempo, y, evidentemente, yo había crecido mucho, y pegaba alegres volteretas en todas direcciones, moviendo mis piernas como si pateara.-

De pronto, un día se me dio por ponerme atravesado, y vi que eso era bueno y estaba cómodo, y podía ver la vida desde otros ángulos.-Ella no dejaba de acariciarme, estudiando mis cambios posicionales, hasta que decidí apuntar hacia abajo, y pude meter la cabeza en un lugar estrecho en el que quedé como encajado, y, para peor, con las patitas hacia arriba: ¡se pueden imaginar qué susto!. La situación no iba para atrás ni para adelante. Permanecí en esa posición no sé cuanto tiempo, y además no tenía nada de divertido. De pronto sentí un miedo bárbaro, porque alguien me empujaba desde la cola, fuertemente, apretándome la cabeza contra aquel encaje!

Yo no sabía que hacer, y no sentía las caricias de Ella, que habían sido reemplazadas por la sostenida presión de otras manos, más firmes, que me asustaban mucho, en esos momentos cuando más lo necesitaba. ¡Tampoco se oían los dulces sones del violín!. Lo que me asustó mucho fue que el querido golpeteo habitual, que se había hecho muy acelerado y más fuerte, como si algo raro fuera a suceder…Y de pronto, el molesto encaje dejó de doler y, junto con aquello que me empujaba desde la cola, me sentí introducir en una especie de túnel que vaya a saber hacia donde me conduciría!

-Lo que siguió fué violento y repentino.- Apareció un gran orificio ante mí y tuve la sensación de caer al vacío, perdiendo lo tibio y seguro que la vida me había dado hasta entonces: ¡Ya sin caricias, aquel golpeteo que me dió seguridad y me acompañó siempre, de repente, había desaparecido!. A mi alrededor había un calor insoportable, y todo era ruido, gritos, y confusión.- Cuando ya creía morir del susto, me colocaron en un lugar horrible y me mojaron todo: sentí mucho frío hasta que me secaron - la luz era algo insoportable.- Entonces, salvajemente, me abrieron los ojos, y, en vez de acariciarme, me los llenaron de un líquido horrible que me hacía gritar, mientras yo quería escaparme y volver a estar feliz, con mi Papá y mi Mamá!!

Yo seguía muy mal, asustado, hasta que fué volviendo la calma, comenzaron a desaparecer los ruidos, y entonces sentí esas dos manos que ya conocía, aquellas que me tocaban desde afuera, que ahora me apretaban contra Ella y me hablaban tiernamente, y al apoyar mi cabeza en su pecho me dí cuenta que sentía aquellos latidos plenamente contra mi cara!. Luego sentí sus besos, que en un torrente interminable me recorrían una y otra vez y colocaban en mi ignorante boca, algo maravilloso que me transmitía como la misma vida!...Y luego, succioné incansablemente, hasta que, sin darme cuenta, quedé infinitamente feliz, y volví a sentirme como flotando, nuevamente!

Desperté unas horas después, y, mientras volvía a buscar afanosamente la teta, me sorprendió una música celestial, acompañada por un murmullo de una voz de hombre que me dejó extasiado: Acababa de conocer nada menos que a mi Papá, que sonriente, me dedicaba la Canción de Cuna de Brahms, con su violín!!

1 comentario:

COMUNERO dijo...

Sensacional, y muuuyyy tierno.
Espero no molestar al leer y responderte a estas narraciones. Me dejaste con una sonrisa en la cara.
Un abrazote amigo JOTACET, te mereces todo lo mejor que se pueda merecer una persona. Escribes muy bien:
AAAAUUUUUUUUUUMMMMMMMMMMFFFFFFF