sábado, 18 de agosto de 2007

VERSOS DE BARRO, ADOQUINES Y ALQUITRÁN


De barro algunas calles, y el potrero
adornado con florcitas amarillas
así era mi querido barrio reo
que abrigaba el amor, en las esquinas

Rostros cobrizos, en cuadrillas alineaban
los grises adoquines desparejos
que capataces italianos prolijaban
y el milagroso pavimento estaba hecho

Luego llenaban, su turno, aplanadoras…
y en las juntas, alquitrán con mucha arena,
mientras se oía cantar, a toda hora
coplas de amor, en lengua calabresa

Todo se embellecía, hasta el potrero
y un taita con sus flores amarillas
en el ojal, ó atrás de las orejas…
queriendo conquistar todas las minas

De los zaguanes junaban, las parejas
cómo cambiaba el rioba, ese suburbio
con las Damas de Noche tras las rejas…
que Perfumaban los asuntos turbios…

Por eso siempre quise dedicarle
estos versos, que son como un Gotán
al viejo barrio, tan tierno, inolvidable…
con su Barro, Adoquines y Alquitrán-